Una campaña publicitaria de cercanía en Villagarcía crea polémica

Comparte esto:

Ayer por la tarde nos encontramos un tuit con lo que parecía una polémica creada en Villagarcía por una campaña publicitaria, sobre todo por el contexto y el doble sentido que se intuye desde el principio en el anuncio. Mirar el titular del anuncio.

 

Para los que no conozcan esta ciudad, Villagarcía es uno de los puertos por los que hace décadas los cárteles colombianos, hacían llegar a Europa la gran mayoría de la cocaína consumida en este continente. Con esto ya os imagináis que las protestas podrían llegar.

Al principio hasta tuvimos la duda que fuese una noticia real, puesto que la fuente “Servos de Galiza”, parece un referente muy satírico. Por eso lo que hicimos fué ponernos en contacto con los responsables del negocio Tu Café – Coffe Corner, porque ya se sabe que cuando queremos evitar las noticias falsas (algo muy en boga últimamente) lo que tenemos que hacer es contrastar las fuentes, cosa que algunos periodistas a veces olvidan.

Valla publicitaria en Villagarcía - Campaña Coffe Corner

Nos confirmaban que la valla era real, que se había colocado el pasado jueves y que los resultados hasta el momento habían sido buenos, ya que habían batido el récord de ventas de café de Colombia. También nos comentaron que la agencia de publicidad con la que habían desarrollado esta campaña es Ledmon.

No cabe ningún debate. Es obvio que nosotros nos referimos al café, que es lo que vendemos y a lo que en todo momento hacemos alusión.

Y desde luego la campaña ha surtido el efecto deseado pues hoy hemos batido el récord de ventas de café de Colombia..

A través de las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram se ha debatido mucho, hasta incluso han conseguido saltar a la prensa como en este artículo de El Faro de Vigo. Algunas personas se han mostrado muy dolidas y pero también hay quien destaca la idea.

Está claro que este tipo de campañas son polémicas de por sí y creemos que en este caso la idea era la misma, jugar con el doble sentido y quizás también con la polémica, para llamar la atención del público, porque de qué otro modo se puede conseguir “destacar” entre la maraña de mensajes publicitarios con los que que todos nos encontramos a diario. Aunque seguramente hay límites y grados que debemos respetar para que nuestras marcas no se vean dañadas, lo que es todavía más importante.

Y tú ¿crees que se ha superado el límite? ¿hasta dónde podemos llegar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *